La Reconstrucción del Talento en la Industria de la Salud

Hace apenas unos días se aprobó en el Parlamento el documento elaborado por la Comisión de Reconstrucción Social y Económica que incluía una serie de propuestas que afectan al ámbito sanitario. Comenté el detalle de las medidas en una entrada de LinkedIn que os invito a leer aquí, mientras que en esta entrada revisaré el impacto que pudiera tener alrededor del talento, en una hipotética y ficticia situación en la que todo el programa de medidas fuera implementado en los próximos cinco años.

Lo primero que hay que decir es que el documento – hasta donde yo se – no es normativo, y por tanto hay que leerlo con una perspectiva amplia y con cierta prudencia, aunque el hecho de que tenga el respaldo de la mayoría del Parlamento nos indicaría que es la hoja de ruta que se pondría en marcha para la reconstrucción.

Así que si fuera el caso que se implementara en su totalidad, ¿Cómo afectaría al talento?

El Talento de Negociar con Talante.

Comencemos por lo más evidente. El documento crea, en mi opinión, el contexto para que el sector publico-privado se siente a negociar. Esto afectará a un tipo de perfil que será el primer beneficiado de un entorno como el descrito: el especialista en negociación con la administración o experto en diplomacia sanitaria, una persona con talento, con conocimiento técnico y tecnológico, y con talante, mucho talante.

En el ámbito técnico, sería una persona con amplia experiencia y conocimiento, no solo del sistema nacional de salud, sino del ecosistema innovador en el ámbito nacional y europeo. Este bagaje le permitiría co-crear con la administración proyectos en los que, de forma transparente, beneficiar al sistema sanitario y a los promotores. Buscaría el Win-Win, aunque el estado quisiera impedirlo, su talante le llevaría a conseguirlo.

El Talento de Prospectar Sinergias.

Otro de los temas recurrentes en el documento es el impacto de la tecnología, en el que podríamos encontrar multitud de buenas intenciones alrededor de la transformación digital. Sin duda, si todas las ideas se implementaran obligaría a todos los interlocutores con el sistema nacional de salud a dominar un ecosistema totalmente nuevo en el que los datos estarían centralizados y se accederían a ellos mediante un sistema de entrega y consumo de servicios en la nube.

También deberían estar al tanto de blockchain, big data, inteligencia artificial, realidad virtual/aumentada y machine learning para no perderse en los distintos desarrollos que hubiera a lo largo del territorio europeo.

Además, este ecosistema, centrado en el modelo de “estado emprendedor” y en la necesidad de colaboración publico-privada obligaría a toda la industria privada a tener interlocutores validos con capacidad de conectar – recursos, personas, instituciones, administraciones, organizaciones público-privadas, etc – con un fin común o necesidad general con argumentos técnicos y científicos.

En este escenario, el sector privado no solo necesitaría interlocutores que fueran capaces de conectar ideas entre el entorno publico-privado sino también de tomar la iniciativa en proyectos que pudieran darse en el conjunto de proyectos nacionales o europeos en los que se requiriese la experiencia del sector privado, y en cualquier de sus fases, ya fueran de investigación, desarrollo, ensayos clínicos, producción.

El Talento de Evaluar productos y Servicios

Las negociaciones con la administración se llevarían desde una posición técnico científica de alto nivel, con lo que los expertos en farmaco-economía serían determinantes ante cualquier negociación ya que los criterios que se tendrán en cuenta para la aprobación, o no, de productos y servicios, así como su precio vendrá de la mano de la información que puedan suministrar estos profesionales.

El Talento de desarrollar proyectos

Si nos adentráramos en el campo del marketing, los expertos dedicarían su tiempo – el que ahora invierten en el desarrollo de argumentos de ventas o formación para los profesionales sanitarios – a pensar en proyectos de co-creacion con las organizaciones que forman parte del ecosistema innovador, involucrando a todos los actores, sociedades médicas y pacientes, y buscando el interés de la administración en el desarrollo de estos proyectos. Cada proyecto de colaboración con la administración será una oportunidad de construir la propuesta de valor.

En el área de ventas, y aunque aún seguiría el debate de si son necesarios o no, tendría un rol fundamental en la transmisión de la propuesta de valor a los profesionales sanitarios, que manteniendo su libertad de prescripción intacta, informarían no ya del producto que ofrece su compañía, sino del servicio de valor que construye alrededor del sistema nacional de salud y del que es el principal beneficiario: el paciente.

A %d blogueros les gusta esto: