El sótano del Talento

Detrás de que cada persona hay una historia. Nuestra historia, nuestra narrativa, nos guía por una serie de acontecimientos en los que nos enfrentamos a un problema, tratamos de resolverlo, tocamos fondo, vemos la luz, se soluciona el problema, surgen nuevas posibilidades y salimos reforzados.

Las organizaciones, y por ende los departamentos, tienen que sufrir el mismo camino, y el Talento no será de menos en esta heroica aventura.

La cuestión sobre el Talento es que muchas veces el origen del problema se divide en dos: el primero, el que tienes dentro de la organización cuando el Talento no se manifiesta; y dos, el que tienes fuera cuando decides buscar Talento en el exterior.

Cada problema es distinto y desde un punto de vista estratégico requiere enfoques distintos; pero cuando me refiero al sótano del talento, me referiré al talento que se tiene en la organización y está desmotivado, desubicado e inutilizado.

Para representar esta situación hace unos años escribí un relato llamado “El Sótano” que forma parte del libro coral que creamos entre un grupo de buenos colegas de profesión. El libro, que recomiendo encarecidamente, se llama Relatos Humanos (Lid Editorial, 2016) y tuvo su continuación con el relato “Tormenta de Silencios” incluido en Retratos Humanos (Editorial Kolima, 2019).

La historia trata del talento perdido en la organización, tanto en el departamento de recursos humanos, ninguneado por algunos miembros de la Alta Dirección, como del caso particular de una persona del departamento de innovación, que podría representar a cualquiera de nosotros en un momento de ausencia de talento.

El contexto es sencillo. Una persona de reconocido talento lleva tiempo sin aportar valor, es decir, sin mostrar su talento. La alta dirección no le quiere en la organización y la Directora de Recursos Humanos duda si ayudar al empleado – y por tanto enfrentarse al Director General – o bien ceder y aceptar la decisión.

No revelo ningún secreto si digo que nuestra protagonista se rebela, estudia el caso con datos objetivos y diseña una experiencia para ayudar a la persona. Para ello le invita a bajar al sótano del edificio de oficinas y lo que ocurre allí… será una experiencia transformadora.

El relato, con claras alusiones al mito de la cueva de platón, incorpora un elemento diferenciador. Si bien, al salir de la cueva se descubre el concepto de talento, lo más difícil y peligroso es entrar en la cueva, que es donde ocurre la transformación. Entrar en la cueva o en el sótano implica aceptar nuestros miedos y no siempre nos gusta estar con nosotros mismos. Estamos solos ante la ausencia de luz.

En el sótano ocurren muchas cosas que son frutos del diseño de la experiencia. Nada es producto del azar. Al final no deja de ser una elección, o nos quedamos como estamos, y nos dejamos llevar; o entramos en nuestro sótano para reflexionar y transformarnos. Luego, causa y efecto, y cada persona responderá ante sus acciones.

El relato permite reflexionar sobre muchos aspectos de la gestión del talento, en especial sobre aquellas personas que teniendo la capacidad de aportar talento, no lo hacen por diversas razones.

La protagonista de nuestro departamento de recursos humanos decidió luchar y para ello eligió un camino en el que la persona cuestionada tuviera una experiencia que le ayuda a cambiar.

¿Pero esto es habitual? Os invito a reflexionar con las siguientes cuestiones.

  • ¿El departamento de recursos humanos está valorado por la dirección general?
  • ¿Cómo tiene que ser el estilo de dirección de un director general que apuesta por las personas?
  • ¿Crees que recursos humanos necesita reflexionar sobre sus orígenes y apostar por el desarrollo de las personas?
  • ¿Consideras que el trabajo de recursos humanos con las personas es objetivo?
  • ¿Crees que el papel de recursos humanos es impulsar el cambio, sacar a los empleados de la zona de confort para que puedan explorar alternativas o desarrollar capacidades?

Espero que os haya gustado y si habéis llegado aquí os invito a marcar Me gusta!

A %d blogueros les gusta esto: