¿Llegará el 5G a los Recursos Humanos?

Ya nadie se acuerda de la telefonía basada en Radio o 0G – sí, existió un 0G – ni de la telefonía analógica del 1G. Muchos de nosotros comenzamos a escuchar este término con la llegada del 3G y la banda ancha. Desde entonces, cada avance ha constituido un cuerpo de protocolos y estándares que han formando parte de una nueva generación de tecnología que sustituye a la anterior.

En cambio, el área de personas sigue viviendo en un submarino analógico que con mucho esfuerzo intenta llegar a la conmutación de circuitos (los estándares GSM de 2G) con lo que nos queda aún un mundo para llegar a la banda ancha, y ya no digo el 5G. La pregunta es por tanto, si con este submarino se puede llegar a algún sitio.

Nadie discute que las personas tenemos sentimientos, pensamos y fruto de nuestras emociones y procesos mentales articulamos intenciones que elevamos a conductas. Y aún así, solo vemos conductas analógicas. Hay que comprender a las personas como un todo que interactúa en un ecosistema digital mediante paquetes de emociones, pensamientos y actos.

De hecho, nuestros comportamientos son solo la punta del Iceberg de nuestros procesos mentales. Por eso, mientras pensemos solo en comportamiento – aunque se diseñen Algoritmos – si están basados en conductas analógicas, no llegaremos a entender a las personas porque los Algoritmos serán sencillos “si a entonces b“.

Si el talento se expresa en las dimensiones emocionales, cognitivas y conductuales; entonces trabajamos con talento, pensamos con talento, sentimos con talento; y el conjunto conforman la expresión del talento de cada persona en el ecosistema digital (entendiendo el ecosistema digital como el conjunto de todos los componentes On/Off que nos rodean).

¿Entonces el área de Personas, Cultura, Talento, Recursos Humanos, etc… está preparada para ser un referente en el ecosistema digital y poder entender el talento digital? Por ahora la respuesta es No.

Recursos Humanos – salvo contadas excepciones – se encuentra como los actores de cine mudo cuando comenzó el cine sonoro. Están poniendo voz sin comprender el concepto digital. Hablan de Digital sin sentir ni pensar en Digital. No vale con poner voz cuando lo que cambia es la expresión del talento.

Si pensamos que esta crisis ha cambiado la percepción que se tenía sobre el Departamento de Recursos Humanos (o de personas, cultura, talento, …) en mi opinión, estamos en un error. Lo que ha hecho es acentuar su papel como solucionador de problemas y ha evidenciado que no ha sido capaz de ejercer su papel de dinamizador del cambio. Ha tenido que venir un virus para liderar el cambio y transformar las Organizaciones.

Un proceso de transformación es un asunto demasiado importante para compartir espacio con otras responsabilidades. Si el área de personas quiere sobrevivir a la tormenta perfecta que habrá alrededor del talento, tiene que innovar desde dentro, ser un referente y liderar desde el ejemplo. Y esto no está ocurriendo. No se puede estar resolviendo problemas al tiempo que se lidera un cambio. Esto produce algo parecido a la Disonancia Cognitiva. Ha llegado el momento de hacer un Split en la función. Quien mucho abarca, poco aprieta.

Sólo cuando se haga ese Split y el Departamento de Innovación y Desarrollo de las Personas (I+D+P) – el de verdad, sin la gestión de conflictos – se centre en su nueva función podrá ver que lo que necesita lleva tiempo en el mercado.

La tecnología para trabajar en remoto existían, de la misma forma que existía la tecnología Cloud como modelo de consumo de servicios de recursos humanos, la automatización robótica de procesos (RPA), como también existían aplicaciones móviles de todo tipo que permitían a los empleados tener acceso multitud de servicios; y sin embargo, nunca era prioritario, siempre había un problema que resolver.

El protocolo I+D+P guiará la quinta generación de la gestión de personas. Tenemos tecnología para comprender a las personas mucho mejor – no se si holística pero sí más completa – y la Inteligencia Artificial bien utilizada nos puede suministrar datos que nos ayuden a individualizar la gestión de las personas y su expresión del talento.

Tenemos ciencias muy desarrolladas como la Neurociencia que nos permite entender a las personas de forma más precisa pero sobre todo con técnicas científicas, no porque se pretende manipular a las personas, sino porque comprendiendo mejor a las personas las organizaciones serán más eficientes y resilientes.

Lo que viene por delante es un ecosistema complejo desde la perspectiva organizativa, diseño organizativo, cultura y propuesta de valor; si recursos humanos se queda como un espectador abrumado entre problemas o protagonista de una historia de cambio está por ver, pero los ganadores estarán en el 5G de la gestión de Personas, poniendo en valor el Talento, la Tecnología y el Talante, como bien dice mi admirado Javier Sirvent en su modelo #las3T.

Según describe Yuval Noah Harari en su aclamado libro “Sapiens: de animales a dioses”, el Sapiens necesitó ser consciente de su ignorancia para desatar la revolución científica que hemos visto en los últimos años; y de alguna forma, creo que la Gestión de Personas deberá pasar por este punto si queremos estar a la altura de la circunstancias en el proceso de transformación exponencial que vamos a enfrentarnos. Solo así podremos guiar a las personas en la Innovación y el Desarrollo.

A %d blogueros les gusta esto: