El Talento de encontrar Talento, 2020

En el año 2016 escribía:

Si hay una posición estratégica y prioritaria en una organización, ésta debería ser el especialista en identificar y atraer el talento.

Tomas Otero, El Talento de encontrar Talento, 2016

El artículo fue publicado en la Revista PMFarma, y lo puedes encontrar aquí en la versión digital.

Poco ha cambiado desde entonces. Los últimos informes de Gartner, ya refieren las prioridades para este año 2020 en el área de recursos humanos, y dejan claro que el Talento sigue siendo uno de ellos.

En concreto, las compañías necesitan no solo identificar y atraer talento sino encontrar el talento que encaja en la organización, y que garantice los planes de sucesión de todas las posiciones de liderazgo.

El informe es muy interesante y de obligada lectura, lo puedes encontrar en este enlace.

Pero volviendo al problema principal, buscar talento no es fácil. Cuando hablamos de talento y de las dificultades de encontrar Talento, pocas veces nos paramos a reflexionar sobre aquellos que buscan el talento. ¿Realmente tienen Talento los que buscan Talento?

En este sentido, nada ha cambiado:

“Existe algo mucho más escaso, fino y raro que el talento. Es el talento de reconocer a los talentosos”.

Elbert Hubbard

Seguimos viviendo en un mundo complejo, y sigue siendo difícil encontrar talento porque cada vez hay más variables que evaluar, y al mismo tiempo, estamos en un mundo dominado por las referencias de las redes sociales, los “Likes”, la apariencia. No es fácil.

Todos tenemos un manual en el que nos dicen cómo debemos hacer una entrevista y abundan los profesionales que comparten sus puntos de vista para ayudar a los candidatos a ser más eficientes en las mismas.

Pero al mismo tiempo, en la llamada Era del Talento, la Era del Ser Humano, los procesos de selección se comienzan a automatizar, los algoritmos toman las primeras decisiones, y genera indefensión al candidato.

En cambio no dejamos de hablar de Talento y de la importancia de atraer y retener el Talento adecuado.

La realidad es que buscar talento es un proceso largo que requiere de un amplio conocimiento de la cultura de las empresas y del sector, de los profesionales de éxito y de las tendencias de mercado. Esto es así porque todos tenemos Talento, solo que debemos encontrar la organización donde podemos aportar Talento de forma natural.

Para buscar talento de esta forma se requiere vivir en contacto con el talento porque esa es la única forma de reconocerlo entre el marketing personal y los algoritmos; bucear en sus motivaciones, sus inquietudes y sus sentimientos de la misma forma que lo hicieron ellos, porque alguna vez buceaste con ellos; y sobre todo, conocer sus competencias clave y las que vienen con la transformación digital. De esa forma, se puede encajar persona y organización.

Sin duda, los expertos en Talento son necesarios y desde el punto de vista de la estrategia, prioritarios. El problema es que los especialistas en búsqueda de talento están en peligro de extinción. Están siendo eliminados por las plazos, las prisas, la necesidad de facturar porque trabajas a éxito, o la necesidad de cubrir un puesto porque tienes muchos otros frentes y tienes que ir cerrando algunos. Sacrificamos el Alcance, por el tiempo y el coste, pero buscar talento es un proceso de cocción lenta.

Además, es muy difícil encontrar talento sin salir a la calle y convivir con el Talento. Y al mismo tiempo, es muy difícil reconocer el Talento si nunca se ha vivido en una organización desde dentro, con sus idas y venidas, con sus conflictos por recursos, con sus tensiones internas.

Después de diez años trabajando como Consultor especializado en Búsqueda de Ejecutivos y luego diez como director de recursos humanos, os puedo asegurar, que cuando conoces a una persona como candidato y luego como profesional, es como si conocieras a otra persona.

Es como si una persona tuviera tres caras: la que uno o una percibe como propia; la del puesto de trabajo según tus compañeros; la del puesto de trabajo en tensión. En un proceso de Selección, apenas se llega a conocer un poco del candidato en condiciones normales; pero no alcanzas a ver nada del candidato en condiciones de tensión, cuando precisamente lo más importante es valorar cómo toman decisiones en momentos de tensión, incertidumbre y conflicto.

¿Tiene sentido esta paradoja en la edad del talento?

No tiene sentido, sobre todo cuando existen soluciones. Hay que ir más allá de la táctica, y buscar desde la estrategia, desde el propósito.

Estoy convencido que las Estrategias de adquisición de Talento son accesibles para todas las Organizaciones con el apoyo de los profesionales adecuados ya que son fundamentales para que estas personas se acerque a tu organización.

De alguna forma, lo que quiero ofrecer no es más que lo que me gustaría haber recibido cuando era director de recursos humanos y que al final tuve que implementar por mis propios medios:

Buscar de forma proactiva y consciente a personas que aporten Talento, y que encajen con el Propósito de la Organización.

Tomas Otero

Y se encuentra, solo hay que buscar un poco y ver como el talento fluye con naturalidad.