En la Transformación Digital, las Personas somos Sujeto, no predicado

Es un mundo de contradicciones,

Cuando más necesitamos la digitalización, más necesitamos al humanismo.

No podemos renunciar a la tecnología, necesitamos tecnología, digitalización; pero necesitamos que esté embebida de componentes humanos. En la Urgencia por la Transformación Digital no podemos dejar atrás a las Personas.

Fíjate en la foto de cabecera, ¿no es emocionante ver la sencillez de una estrella hecha con dedos por un grupo de personas? ¿Y aún así lo complejo que es tener esa idea y ejecutarla entre todos?

Las personas son increíbles, por eso, antes de lanzarte de cabeza a la digitalización, piensa en tu punto de partida, en tu cultura actual; define donde quieres llegar, lo que quieres transformar para llegar allí, pero sobre todo, piensa en las personas; porque lo que se digitaliza son procesos; Las personas no se digitalizan

Las personas digitalizamos procesos, transformamos e innovamos; somos Sujetos Activos de todo un proceso de cambio que transformará la forma en la que hacemos las cosas. No me gusta verlo de otra forma, porque si no somos protagonistas activos, somos decorado. 

La tecnología está al servicio de las personas. Debemos tener un enfoque creativo, no debemos ser meros consumidores de contenidos digitales. Por eso, igual que conocemos las bases de la biología, hay que conocer las bases de la programación y de los algoritmos, los procesos formales, las bases de datos; solo así podemos entender cómo podemos interactuar mejor con la tecnología, y sobre todo, solo así podremos crear Tecnología.

El prefijo “Tecno” – entre sus significados – significa Arte y Técnica; y el conjunto de esas Artes y Técnicas – tecno-logia – debe estar al servicio de las Personas.

La Transformación Digital hará reflotar todas las funciones básicas del ser humano, aquellas que tenemos ocultas entre procesos “automatizables” de nuestro día a día.

Estas funciones o capacidades básicas son las que hacen que compartamos e imaginemos para crear mundos inexistentes – entre todos, de forma colaborativa – que se van trenzando poco a poco hasta que se materializan sin saber cómo.

Pero lo más importante en mi opinión, es que la Tecnología que hay detrás de la Transformación Digital debe cubrir una necesidad de las Personas que tenga continuidad en las relaciones con personas.

Es decir, surge de la Personas, y termina en la Persona. La Tecnología es un Intermediario que ayuda a solucionar problemas o necesidades de las Personas.

Dado que es inexorable esta transformación de la sociedad, tendremos que aprender de forma constante, y esto es un llamamiento a los jóvenes nativos digitales. He advertido que la normalidad con la que abrazan la Tecnología no les inmuniza contra la necesidad de progresar en el futuro más cercano. Lo que hoy funciona es posible que no funcione en cinco años. Debemos ser críticos con lo que sabemos de tecnología. Solo siendo críticos podremos seguir aprendiendo cada día.

Solo así estaremos preparados para responder a los retos de cada día como Sujeto Activo, no como predicado.

A %d blogueros les gusta esto: