Aprendiendo de los más pequeños

Esta mañana revisando las noticias destacadas del día paré en una que me llamó la atención. La noticia la puedes leer en Forbes aquí.

Paré en ella porque hacía mención a algo que hemos comentado muchas veces y que recientemente escuché en la clase de Pensamiento Creativo y Prototipado rápido que impartió Luz de León en el programa PADDB que realicé en The Valley.

La creatividad muere cuando comenzamos el colegio y nos dicen los educadores “siéntate y escucha” (Luz de León)

Es muy duro escucharlo así, pero no le falta verdad. La creatividad – tan demandada por todas las organizaciones – ni la hemos educado ni la hemos incentivado – y ahora la necesitamos.

Existen pocos modelos educativos donde niños y niñas aprenden mediante el conocimiento de sí mismo, el reconocimiento de emociones, el desarrollo de la autoestima, la capacidad de explorar y la acción de experimentar, y ahora, resulta que son habilidad más que necesarias.

Son necesarias porque vivimos en la incipiente edad digital donde la robótica y la inteligencia artificial compite con nosotros por esa parte mecanicista y conductual. Entonces, si nos han educado para ser Robots ¿cómo vamos a competir con ellos?

No podemos competir en capacidad de calculo ni en precisión a la hora de ejecutar tareas, pero sí podemos competir en otras facetas plenamente humanas y que no solemos usar porque estamos en la urgencia del día a día.

Lo que sí es seguro es que tendremos que cambiar, y el cambio cuesta, y en este proceso tendremos que recuperar algunas de las capacidades que teníamos en la niñez. Para ello, si bien el artículo de Forbes despertó mi interés esta mañana, también me permitió recuperar un libro que hacía algunos años que no leía.

Un libro de José Miguel Sánchez, Poderoso como un niño: 12 claves para resetearte (Circulo Rojo, 2017), que precisamente se articula en base a este principio.

El ser humano cuando es niño tiene una serie de conductas poderosas, que se van perdiendo en la edad adulta. Recuperar estos comportamientos en el ámbito empresarial y otros, es la clave del éxito (José Miguel Sánchez)

Es un libro de fácil lectura y lenta digestión. Requiere que no solo se lea sino que se reflexione sobre cada capitulo. 12 ideas poderosas en 12 días, así lo leí yo. Si quieres comprarlo podéis pinchar en este enlace.

Todo esto me hace reflexionar sobre la necesidad de volver a vivir con ilusión, con comunicación clara y directa, sin rodeos, entendiendo a los demás, con confianza, solidaridad, ágiles, creativos, sin miedo al error…

Poderosos como en la niñez.