¿Qué hay detrás del Parlamento de los Recursos Humanos?

El pasado mes de octubre fui testigo de la cuarta edición del Parlamento de los Recursos Humanos. Para aquellos que no conocen la iniciativa, consiste en un debate – como si de un parlamento se tratara – alrededor de un tema de actualidad de Recursos Humanos.

El Parlamento es una Iniciativa del grupo EscRHitores, en concreto de uno de sus miembros – Luis Expósito – quien buscaba con esta idea un espacio en el cual ambientar un debate rico y dinámico. El parlamento está promovido por la asociación de directivos de capital humano (DCH) y Meta4; y se ha desarrollado en Madrid en las magníficas instalaciones de la prestigiosa firma de abogados Pérez Llorca.

El concepto es sencillo. Un Parlamentario principal realiza una ponencia de unos minutos sobre un tema de actualidad. Luego, tres “replicantes” entran en el debate contradiciendo al parlamentario principal. Con posterioridad, se habilita un tiempo de contrarréplicas, y finalmente se abre el debate al público que formula algunas preguntas, y todo ello, en un tiempo no superior de una hora, por lo que la función de la Presidenta del parlamento es esencial para mantener ese espíritu ágil.

La mejor forma de conocer el contenido y el resultado de la sesión de Octubre del Parlamento – y que fue nada más y nada menos que la cuarta – es visitar la web de Escrhitores y leer la crónica parlamentaria. Allí, podréis encontrar las crónicas de las sesiones anteriores, y más información sobre este grupo – al que pertenezco – de directores y directoras de recursos humanos, con un perfil innovador y disruptivo.

parlamento-iv

Y si queréis más, en los próximos días se realizará la quinta sesión del parlamento – esta vez en Barcelona – y si no te pilla en esos días en la ciudad condal y te apetece conocer nuevas fechas, sigue este blog, o bien DCH o EscRHitores, donde se harán públicas nuevas fechas.

¿pero qué hay detrás del Parlamento?

Hace poco accedí a un libro de Charlie Munger que confirmó que esto del Parlamento de Recursos Humanos tenía que ser una buena idea.

Charlie Munger es posiblemente un desconocido para muchos de nosotros pero si digo que es el socio, mano derecha, confidente, analista, amigo principal de Warren Buffett, comenzaremos a ubicarlo.

De hecho, Warren Buffett reconoce que gran parte de su éxito viene de las grandes capacidades analíticas de Charlie.

Acercarse a la biografía de este hombre es conocer entre sus líneas las claves para desarrollar esa extraordinaria habilidad para entender los negocios, aunque en este caso solo voy a pararme en una de las reglas que utiliza en sus modelos mentales.

Charlie afirma que la solución a los problemas hay que afrontarlos tanto de forma positiva como negativa. De alguna forma, está diciendo que hay que hacer que el pensamiento funcione de forma inversa.

Cuando profundicé sobre este concepto encontré pocas entradas en Internet; pero las pocas que hallé me llevaron a un artículo de HBR.org.

En concreto, al artículo publicado en Harvard Business Review titulado Para llegar a una buena idea, comience por imaginar la peor idea posible (traducción del original To Come Up with a Good Idea, Start by Imagining the Worst Idea Possible, por Ayse Birsel, publicado en HBR.org en August 16, 2017)

Este artículo desglosa las principales ideas alrededor del pensamiento inverso pero sobre todo nos ayuda con la definición de este concepto (Reverse Thinking). Lo describe como la acción de “pensar de forma intencionada en la peor idea posible – y que corresponde a la idea exactamente opuesta de la solución más lógica o aceptada”.

Llegado a este punto, resolvamos la pregunta ¿qué hay detrás del parlamento de recursos humanos?

Lo que hay detrás del Parlamento de Recursos Humanos es una potente herramienta que lleva a la práctica el pensamiento inverso. Con ella, analizamos temas de actualidad, controvertidos, del área de recursos humanos – o cualquier otro, el concepto lo aguanta todo – y exploramos todos los puntos de vista, incluso aquellos que no son ampliamente aceptados o no están alineados con la realidad actual.

Para ello, de forma intencionada, se asignan roles tanto a favor como en contra, y para proteger a los ponentes se les garantiza la inmunidad parlamentaria.

De hecho, cuando más se exploren estas ideas contra-lógica, más potente será el parlamento.

Por si no fuera suficiente, otras de las ventajas del pensamiento inverso y por tanto del Parlamento de Recursos Humanos es que está directamente relacionado con la creatividad, pues se centra en buscar soluciones a problemas de forma distinta.

En resumen, acudir a una de las sesiones del Parlamento de Recursos Humanos es una fabulosa manera de acercarse a situaciones actuales con un punto de vista disruptivo, diciendo a nuestros ojos, que existen otros sentidos con los que enfocar los problemas.